Los comedores de Teresa de Calcuta es de los pocos lugares donde se da comida que a día de hoy sigue operativo; por las mañanas (todas menos los jueves), de 9 a 12, se preparan bolsas de comida para los cientos de sintecho que día tras día están en las puertas de los comedores para alimentarse y llevar comida a sus familias. Las hermanas nunca habían tenido tantas bocas que alimentar, y la mitad de los voluntarios no pueden venir, pues son población de riesgo. ¡En nuestras manos está ayudar a alimentar a los más necesitados de Barcelona!

Uri Ginebra
Foto por Sarah Cady / CC BY-NC-SA

Categorías: Apostolado

0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *