Invocación al Espíritu Santo

«Ven Espíritu Santo, ven a nuestro corazón y acompáñanos en este momento de oración en comunidad. Habita nuestro corazón para disponernos a acoger tu Palabra que hoy sale una vez más a nuestro encuentro. Concédenos ser testigos fieles del amor que has derramado en nuestros corazones. Danos la audacia necesaria para derramar el perfume del Evangelio hecho vida en nosotros ¡Ven Espíritu de Dios, enséñanos el arte del amor!»

Evangelio

Te invito a leer el texto siguiente con un corazón atento, acogiendo amorosamente el tesoro que se te entrega a manos llenas como perfume derramado que penetra en lo profundo. Déjate confrontar, permite que toque tu vida y escucha su llamada.

Lectura del Santo Evangelio según San Mateo (26, 1-22)

«Y sucedió que, cuando acabó Jesús todos estos discursos, dijo a sus discípulos: «Ya sabéis que dentro de dos días es la Pascua; y el Hijo del hombre va a ser entregado para ser crucificado.» 

Entonces los sumos sacerdotes y los ancianos del pueblo se reunieron en el palacio del Sumo Sacerdote, llamado Caifás; y resolvieron prender a Jesús con engaño y darle muerte. Decían sin embargo: «Durante la fiesta no, para que no haya alboroto en el pueblo.» 

Hallándose Jesús en Betania, en casa de Simón el leproso, se acercó a él una mujer que traía un frasco de alabastro, con perfume muy caro, y lo derramó sobre su cabeza mientras estaba a la mesa. Al ver esto los discípulos se indignaron y dijeron: «¿Para qué este despilfarro? Se podía haber vendido a buen precio y habérselo dado a los pobres.» 

Mas Jesús, dándose cuenta, les dijo: «¿Por qué molestáis a esta mujer? Pues una «obra buena» ha hecho conmigo. Porque pobres tendréis siempre con vosotros, pero a mí no me tendréis siempre. Y al derramar ella este ungüento sobre mi cuerpo, en vista de mi sepultura lo ha hecho. Yo os aseguro: dondequiera que se proclame esta Buena Nueva, en el mundo entero, se hablará también de lo que ésta ha hecho para memoria suya.»»

Mira el siguiente vídeo:

Preguntas de reflexión personal

¿Por qué se acerca esta mujer a Jesús? ¿Por qué me  acerco yo a Jesús?

¿Cómo transforma el encuentro de Jesús a esta mujer? ¿Cómo me transforma a mí?

¿Qué me siento llamado a hacer siguiendo el ejemplo de esta mujer? 

Propósito de equipo

¿Qué me pide para mi vocación cristiana y mi vocación al Regnum Christi en este momento?

¡Comparte tu reflexión del Evangelio en los comentarios!

Categorías: Formación

1 comentario

Gaby Vázquez · marzo 31, 2020 a las 9:23 pm

En nuestro equipo, el Evangelio que reflexionamos hoy nos ha ayudado a preguntarnos qué perfume es el que queremos entregar a Dios justo en las circunstancias que nos está tocando vivir y a pocos días de comenzar con la Semana Santa.

Realmente no podemos HACER mucho pero sí podemos crecer mucho en nuestro SER volteando nuevamente nuestra mirada al Señor. Nuestro propósito de la semana es hacer las pequeñas cosas con un gran amor, ofreciéndolas a Jesús y darnos la oportunidad de tener más tiempos de oración personal con Él.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *